El Dr. Juan Loup Gerber se acogió al beneficio de la jubilación, tras una extensa y fructífera trayectoria al frente de la Secretaría Electoral de la Provincia del Chubut.

En contacto con la prensa, el funcionario judicial recordó que “en el año 2000 me incorporé a la Secretaria, colaborando con mi antecesor Manuel Ballesteros de quien aprendí muchísimo y a quien aún recuerdo con afecto y gratitud. Antes de ello, mi experiencia estaba dada por haber trabajado en la Junta Electoral de la Provincia de Buenos Aires, en los años del regreso de la democracia”.

El magistrado indicó que “la función implica un sinnúmero de desafíos porque partimos en parte de la improvisación que se produce por no contar con una secretaría que funcione en forma permanente, razón por la cual, cada elección es un nuevo comienzo, en el que se debe designar al personal, encontrar el espacio físico para funcionar, y cumplir con todas esas tareas, con presupuesto cero”.

Gerber subrayó que “solo es posible cumplir con esos objetivos si se cuenta con personal idóneo, que conozca todo el desarrollo del proceso electoral, es fundamental conformar un equipo de trabajo compacto y efectivo, dividiendo las tareas adecuadamente”.

Con respecto a las ansiedades que suelen manifestar los partidos políticos en tiempos electorales, el ex Secretario Electoral, sostuvo que “todo proceso eleccionario se vive desde el comienzo en un ambiente de tensión y eso es totalmente natural, el desafío es bajar ese clima de inquietud”. Aunque sostiene que “no existe una fórmula infalible para lograrlo”, consignó que “en mi caso personal siempre traté de atender personalmente a los apoderados y candidatos y brindarles el asesoramiento técnico que requerían, más allá de las responsabilidades personales que les correspondían como representantes de las agrupaciones políticas”.

Gerber señaló que “todo proceso electoral tiene de por sí un grado de complejidad” y reconoció que las elecciones de 2011 tuvieron características muy especiales. En ese sentido, explicó que “fueron comicios problemáticos, no porque hayan surgido inconvenientes técnicos u operativos, sino que, a partir de una diferencia muy exigua, ciertos referentes políticos con evidente mala fe, hicieron lo imposible para instalar la idea del fraude, sin medir las consecuencias de tal acusación y peor aún, sin jamás poder demostrarlo. En definitiva, a la hora del escrutinio, todas las fuerzas políticas coincidieron en que más allá de la escasa diferencia, el proceso electoral había sido absolutamente regular”.

El magistrado opina que es necesario rediseñar el funcionamiento el Tribunal Electoral Provincia y en esa dirección aseveró que “la complejidad de los procesos electorales, las nuevas normativas en materia de control de gastos de campaña y financiación de los partidos, el uso de nuevas tecnologías aplicadas al proceso, la capacitación permanente de autoridades de los comicios y del propio personal, hacen que se sea imprescindible, que la Secretaría Electoral funcione en forma permanente y no cada vez que exista una convocatoria específica”.

El Dr. Gerber junto a un grupo de funcionarios judiciales trabajó a destajo en un proyecto de Código Electoral Provincial que nunca prosperó. Al recordarlo, indicó que “fue el resultado de un trabajo del que también participaron Edith Terenzi, Betina Grossman, Augusto Cerra, Leticia Brun y Elena Regojo, gente con vastísima experiencia y muy dispuesta a aportar sus conocimientos. Entiendo que todo el grupo debe sentirse en parte defraudado, no solo porque el proyecto nunca fue aprobado, sino que ni siquiera fue tratado en la Legislatura”.

Al ser consultado con respecto a los objetivos que perseguía dicho proyecto, el funcionario comentó que “fue pensado en el elector, ese era el centro de atención, tenía como eje la boleta única de papel, en la que el votante puede elegir con tan solo efectuar una marca a los candidatos de su preferencia según la categoría y en la que los candidatos de todas las fuerzas políticas, estuvieran incluidos en una sola boleta. Por otro lado, representaba un ahorro significativo para los partidos políticos desde que se imprime una sola boleta por elector cuyo costo lo asume el Estado, evitando las trampas conocidas como los robos de boleta y voto cadenas”.

El  Dr. Gerber reconoció que “voy a extrañar la intensidad del trabajo y seguramente la adrenalina que se produce en cada elección, son muchos años vividos y trabajados y supongo que no será sencillo desentenderme de la actividad”.

El magistrado agradeció al personal del Superior Tribunal de Justicia por el apoyo recibido durante los años en que ejerció la conducción de la Secretaría, especialmente al Dr. Manuel Ballesteros y la funcionaria Elena Regojo.

Finalmente, sostuvo que “la tarea desplegada en todos estos años me ha dado muchas alegrías. Toda elección la experimenté desde un criterio estrictamente profesional y técnico, desde el escrutinio hasta la proclamación de las autoridades electas. Y en el momento de la despedida, siento la satisfacción que mi trabajo y mi trayectoria, fue en beneficio de la continuidad democrática”.